Baño de Mujeres responde: NO SE AYUDAR

Baño de Mujeres es una sección de Revista Cuática que busca ser un espacio seguro en el cual podremos compartir anécdotas, testimonios, experiencias. Tal como en el baño de una disco o un bar, en que solemos ir de a dos por miedo o porque queremos conversar.

Para nosotras, el baño es un escenario de sororidad y apoyo mutuo; a veces nos sostenemos la puerta, alguien nos presta un pañuelo y entre medio una conversación precisa para lo que nos aqueja.

Hoy, esta sección, inaugura una nueva modalidad, en qué nos abrimos a acompañarlas en sus dudas e inquietudes y ser de ayuda si están en problemas. Envía tu pregunta a contacto@cuática.com <3

Aquí va la primera pregunta que nos llegó, Gaby nos cuenta lo siguiente:

El otro día, hablaba con una amiga: 31 años, profesional, trabajadora, madre. Un mina con su vida resuelta.

De pronto empezamos a conversar sobre la relación que tiene hace ya varios años con un sujeto. Ella lo define como una “relación tóxica”. Me empieza a contar…

… no duermo.

… mi autoestima, por el suelo.

… me trata de loca.

… peleamos solo por mensajes, nunca en persona porque él decide que no le gusta hablar.

Le cuento mi historia y un pololeo tóxico que tuve en la época universitaria, intento empatizar, escuchar sin juzgar, pero me quedo corta: NO sé cómo ayudarla.

No tengo herramientas reales para apoyarla, para ayudarla a salir de ahí, le digo que vaya a terapia (qué fácil, yo metiéndome en su bolsillo y en su tiempo), que eso le ayudará.

Es impresionante que, a pesar de que estas historias son pan de cada día, no tenemos cómo ser efectivamente de ayuda.

Podrían darnos algunos tips o datos de cómo apoyar? Cómo ser la compañera que va más allá de lamentarse contigo. Quiero ser útil, pero no sé cómo

Fuente: @Ollincatorres

Te respondemos <3 :

Hola amiga!

Primero, es muy bello e importante que quieras ayudar a tu amiga. El preocuparnos y ayudarnos entre nosotres es un acto de amor necesario y subversivo, desafía la apatía e individualismo que promueve una sociedad heterocispatriarcal, clasista, racista. El cariño es la esperanza y el motor de la reconstrucción de nuestro corroído tejido social, necesitarnos es el punto base para tejer solidaridad y cuidado mutuo. SI necesitamos apoyo, SI necesitamos ayuda, que nos escuchen y nos digan que hacemos lo mejor posible y que somos valiosas/es. Es importante caer en cuenta, de que las mujeres y disidencias sexuales hemos sido personas históricamente descartadas de la vida política y espacios comunitarios, y es mediante nuestra voluntad política que nos hacemos presentes, nos cuidamos y nos hacemos escuchar.

Segundo, por lo que nos cuentas es preocupante la situación, y es posible que tu amiga esté en una situación de maltrato psicológico, por lo que, es comprensible que estés preocupada. Y acá ofrecemos algunas ideas de cómo poder abordar la situación.

¡Contigo en todas amiga! – Fuente: Big Little Lies

1.       Disposición afectiva:

Apreciar la confianza que ella deposita en ti. Quizás tú seas a la primera persona a la que le cuenta lo que siente, lo que está pasando. Quizás tu seas el primer paso de autocuidado que esté dando, después de sentir dolor, vergüenza, tristeza, cuántas cosas que estamos por conocer en esta conversación. Es fundamental, estar emocionalmente disponible para ella, lo primero es poder ofrecer contención y escucha, después podrán elaborar lo que conversen, primero es escuchar lo que a ella le esté pasando. Como amiga, un abrazo, llamada, cariño, chocolate, té, pueden ser el mejor salvavidas del mundo. Es, a través de esta acogida que podrás establecer el ánimo necesario para que tu amiga pueda canalizar lo que le ocurre.

Si tu primera reacción es de enojo, retarla, o de mucha tristeza existe la posibilidad de que ella tome distancia emocional, y se vuelva defensiva o intente de contenerte a ti. Todas esas situaciones generaran una detención del relato de ella, por lo que, hay que hacerse cargo de esto, reconocer que ocurre, canalizarlo y volver a conectar con ella. Dile genuinamente lo que te ocurre: “Amiga, me da rabia que alguien te haga sentir mal, porque a nadie le debería pasar esto, y es tan importante que me estés contando, ¿cómo te sientes tú?”, “Amiga, esto me conmueve, porque me ha pasado a mí, y por eso sé que es importante conversar de lo que pasa”, “Amiga, eres tan bakán, te quiero tanto, que me da lata que te sientas mal”, y le pides que te siga contando. Es inevitable el sentir diversas emociones al escuchar a tu amiga contarte esto, por eso mismo que lo que sientas pueda ayudarla a canalizar lo que siente ella, lo más importante en ese momento, es lo que ella siente, y que tu sepas, que antes de hablar puede tener susto de tu reacción, y nuestra responsabilidad como amigas que queremos y cuidamos, es tratar de que su experiencia sea lo más cariñosa, amable y catártica posible.

Todo va a estar bien – Fuente: Workin Moms

2.       Escucha:

en el proceso de abrir lo que ella siente, lo fundamental es que de hecho pueda expresar lo que ella plantea, que se pueda escuchar a sí misma, le puedes preguntar, ¿cómo está?, ¿qué está viviendo?, ¿cómo lo está viviendo?, ¿qué es lo que quiere?. Es importante escuchar, si ella está en una situación de maltrato, es probable que ella esté afectada, que le crea al agresor de que “está loca”, y cuántas cosas más habrá dicho o hecho, que tu amiga quizás no esté integrando o no quiera compartir. Es muy importante conocer cuál es la expectativa que tiene acerca de la situación, el saber para qué te está contando, no asumas nada, si no está claro pregunta, si ella no sabe, esto es un paso en sí. Que tu amiga dude o desconozca que quiere, debe ser bienvenido, porque es el espacio de empezar a preguntarse, y dudar con ella. Quizás pienses que lo mejor sea tirarle huevos a la casa del tipo, cortar la relación, denunciarlo, que se vaya a vivir contigo en un castillo con un dragón personal, y que nadie la vuelva a molestar, puede ser que vivir en un castillo con un dragón sea fenomenal. Sin embargo, si su deseo no está ahí, no está preparada para eso y le insistes, puede ser que se aleje y corte la comunicación, y así quede más sola.

Cara de ganas de tirarle huevos a la casa del tipo – Fuente: Grey’s Anatomy

3.       Manejo de expectativas:

es fundamental comprometerse con lo que podamos cumplir, que tu amiga sepa qué esperar de ti, serán los cimientos de este nuevo puente de confianza, sólo compromete lo que puedas hacer. La decepción es una enemiga para cualquier vínculo, es mejor ir cumpliendo con lo comprometido. Si te comprometes en conseguir terapeuta, vas y lo haces, le pides ayuda a otras personas, y se logra, siempre se puede, muchas estamos dispuestas a ayudar. Si es ir acompañar al doctor, buscar cosas de una casa, un aborto, quizás tu no sepas dónde, pero hay muchas que sí sabemos, es cosa de buscar y solicitar ayuda, en círculos feministas siempre intentamos apañar. 

4.       Reflejo y redes:

Si tu amiga está en un estado deteriorado, no está comiendo, duchándose, está amenazada por su pareja, tiene pensamientos depresivos, suicidas, entonces, se vuelve urgente manifestar esto a ella, reflejarle con mucho amor y preocupación lo que estás viendo, esto en general es movilizador para la persona, poder ver cómo están, y entre las dos poder hacer un plan o un proyecto de como poder estar mejor, acompañarla, ojalá activar sus redes de apoyo, pensar en acompañamiento terapéutico, porque mientras más somos ayudando a alguien, empezamos a potenciar vínculos de reciprocidad y cuidado. Lo más preocupante puede surgir cuando manifestamos lo que estamos viendo, lo que está viviendo la persona, y esto no es registrado por ella, vemos que no existe una respuesta, y no hay deseo alguno de transformar la situación, este caso es lo más complejo, intenta buscar apoyo en otras personas si puedes para tomar la mejor decisión, porque la confianza es fundamental, pero desde una ética del cuidado mutuo, la vida de tu amiga es LO más fundamental, cuando existen amenazas contra su vida se puede considerar una situación excepcional. De la misma forma que cuando alguien está inconsciente y no puede consentir a tener relaciones sexuales, puede ser que tu amiga se encuentre tan afectada por la violencia que ha sufrido que con su atención/juicio/alerta/conciencia interferida, entonces se hace necesario tomar resguardos y activar las redes, aún así si tu amiga no está de acuerdo. Lo responsable es decirle de este contacto, y asegurarse que sean personas de confianza.

Si crees que la vida de tu amiga corre peligro, toma resguardos y activa las redes a pesar de que tu amiga no esté de acuerdo

Finalmente recuerda que tu eres sabia, y siempre hay círculos, grupos, terapeutas feministas que buscarán apoyar. No estás sola en apoyar a tu amiga. No existe saber más poderoso que el saber conectado al de otras/es. El tener redes de apoyo, procesos terapéuticos pueden ser parte del camino de sanarse, la acompañarán a que mire, sienta y se conectes con el deseo de autonomía, lo que nunca significa aislamiento. En parte de ese camino, que busque todo lo que se conecta, personas, plantas, animales. Los saberes colectivos salvan y acompañan. Somos seres que buscan compañía, que vivimos ternura, que cuidan y son cuidadas/es, nos apegamos. La soledad no es necesaria, ni asegura supervivencia. Nuestra unión e interconexión es la mejor esperanza de hacer caer este sistema que nos daña de tantas formas. Es finalmente el amor el que nos salva y fortalece, el amor que reconoce y aprende, que no daña , sino que, hace crecer y conecta.

Esta es una propuesta abierta y dialogante, así que si tienen ideas, dudas, redes que facilitar no dudes en escribirme a ingrid@cuatica.com

Puedes complementar este artículo leyendo Propuesta de decálogo feminista de salud mental 🙂