El día internacional de la mujer y yo, (y de muchas como yo, probablemente.)

Soy hija de una profesora facha y de un carabinero (si de un carabinero, pero está retirado y ya no mató a nadie, menos mal).  Mi contexto de crianza fue este: en el sur de nuestro país, en una familia conservadora dentro de un clan, cuya jefa era mi abuela, la machista mayor (mis primas me van a odiar), puntos extra fue que estudié en un colegio de monjas.

Típico del sur <3

¿Feminista yo? nopo, di jugo hasta hace un par de años, llena de decepciones amorosas y otros pastelazos que me alejaban constantemente del amor propio, que ahora mismo no les voy a comentar.

Me puse cuática, cuando la vida me dijo que no quería ser mamá, mi primera deconstrucción vino cuando desarme completo el concepto de maternidad, en ese momento me uní a todas las chiquillas a favor del aborto, LIBRE, SEGURO Y GRATUITO. 

A pesar de eso, me seguí pegando porrazos, pues aún tenía mucho que aprender y se me notaba, imaginense que el 2015 aún saludaba por el día de la mujer a “esas mujeres que se esfuerzan día a día para sacar adelante a sus familias…”.

Para mi, la HUELGA FEMINISTA llegó el 2017, precisamente cuando muchas unimos fuerzas para legalizar el aborto, aunque sea en 3 causales.

Me imagino que para muchas fue un proceso similar, que se ve reflejado en la masa de gente que convoca la conmemoración del Día de la Mujer, que se ha ido incrementando a través de los años. Si lo del año pasado fue emocionante, lo del domingo me dejó sin palabras.

Algo que es claro, es que siempre estuvimos ahí, sin embargo, los procesos internos que vivimos cada una (como el tuyo, como el mío) y en grupo, fueron los que nos hicieron sacar la voz y decir BASTA, NO ES NO, NI UNA MENOS, NO ESTAMOS SOLAS, NO SOMOS HISTÉRICAS, SOMOS HISTÓRICAS y un sin fin de consignas en contra de la violencia de género que aún cobra vidas en nuestro país. Esto hizo que en la región metropolitana seamos 2 millones de mujeres y en regiones muchas más, unidas por un mismo propósito. 

https://www.facebook.com/poly.cataldo/videos/10157100998725954/
El emotivo momento cuando las marchas de Viña y Valparaíso se encuentran.

Hoy, 9M tome a mi hija (si, al final si quería ser mamá <3), nos pusimos el pañuelo verde y nos acercamos a la alameda a ver como nuestras compañeras continuaban la revolución, que será feminista o no será. En estos dos días dimos pasos gigantes, pero hay que seguir en la trinchera, porque la lucha continúa hoy, mañana, pasado y hasta que el patriarcado caiga y la equidad de género se haga costumbre.

Aquí les dejo una pequeña galería del 9M:

#PONTECUATICA