Elena Caffarena Morice, la mujer que redactó el proyecto de ley de voto femenino pero que se le prohibió votar.

“Yo me convertí en luchadora social porque me identifico con mis hermanas, las mujeres. Y sobre todo, porque creo en la justicia… Me parece que algo hicimos, pero a ustedes les queda en herencia la mayor parte de esta tarea inconclusa”
Elena Caffarena (1903-2003)

A propósito del 8M, los derechos de la mujer y tras la reciente aprobación de la paridad de género para la eventual redacción de una nueva constitución para Chile, es preciso inaugurar esta sección con Elena Caffarena, mujer considerada la madre del feminismo en nuestro país. 

Ella nació un 23 de enero de 1903 en Iquique, tercera de siete hermanos e hija de inmigrantes italianos.  En su adolescencia se traslada a Santiago junto a su familia, que instala la empresa de medias y calcetas en la que colabora mientras termina sus estudios. En los años veinte ingresa a la Universidad de Chile y en su primer año, junto a sus compañeras y amigas María Marchant y Aurora Blondet se convierten en las primeras mujeres que participan de la FECH, espacio desde donde convocaron a muchas otras a unirse a este círculo con sus ideas anarquistas y emancipadoras.

Con su tesis “El trabajo a domicilio, enriquecimiento sin causa a expensas de otro en el Código Civil Chileno” se gradúa en 1926 siendo en la décimoquinta mujer en obtener el título de abogada del país. En 1931 junto a Amanda Labarca participa de la formación de la Asociación de Mujeres Universitarias, transformándose en su delegada ante la Federación de Instituciones Femeninas (FECHIF). Pocos años después, en 1935 reúne a mujeres de diferentes estratos sociales para conformar el Movimiento Pro Emancipación de las Mujeres de Chile (MEMCH)(1) donde, no sin polémica, se declararon abiertamente feministas. 

En 1938 cuando el radical Pedro Aguirre Cerda presidía el país, redactó junto a Flor Heredia el proyecto de ley que le permitía a las mujeres sufragar; sin embargo, ante la muerte prematura de dicho presidente, el proyecto durmió durante 11 años, hasta que Gabriel González Videla firmó el decreto que nos otorgó nuestro derecho a voto, el que fue celebrado sin Elena presente, puesto que fue acusada de instar a la sedición y ser comunista, llegando a suspenderle sus derechos civiles en el marco de la Ley Maldita, que prohibía votar a los integrantes del Partido Comunista:

“Celebramos cada una en su casa, con nuestros hijos y nuestros maridos, trabajando como todos los días y soñando con un futuro más justo”, sentenciaba en aquella época. Ella era alguien que no creía en la necesidad de un poder político, tampoco pertenecía a algún partido político, razones por las que se puso al servicio de todos los perseguidos por dicha ley. 

Para la dictadura, la casa de Elena era un centro de operaciones y reunión para feministas y la disidencia, fundó el Comité de Defensa de los Derechos del Pueblo (CODEPU) y la Fundación para la Protección de la Infancia Dañada por los Estados de Emergencia (PIDEE)

A pesar de toda su labor, sus obras y su lucha, murió a los 100 años de edad sin recibir homenaje alguno. Su nieta, la periodista, escritora y diputada del Partido Humanista, Pamela Jiles (2), la recuerda: “Elena Caffarena de Jiles, como se ha firmado toda la vida, es la abuela de todas y de todos los luchadores chilenos.”

¡Es niñita! y cambió la historia, ¡es niñita! y le debemos la posibilidad de elegir a nuestros representastes. ¡Es niñita! ¡Que fortuna!

Obras de Elena Caffarena

Referencias:

Mujeres Bacanas
Memoria Chilena
Defensores y Defensoras INDH
Revista Punto Final

NOTAS Al PIE

(1) “Hasta esa Institución confluyen mujeres que pertenecen a corrientes políticas progresistas o bien Independientes. Pese a que en la convocatoria se llama a mujeres de todas las clases sociales, sin distinclón de credos políticos y religiosos para luchar por la liberación social. económica y jurídica de la mujer.” (Estatutos del MEMCH, Santiago 1938 citado por Diamela Eltit (1994) “Crónica del sufragio chileno”, Santiago: SERNAM.)

(2) Jiles, Pamela (2003) “Mi abuela cumple 100 años”.  Revista Punto Final, Edición Nº 539. En: http://www.puntofinal.cl/539/miabuela.html