¿Es el Sernameg la entidad que nos representa?

Hace pocas semanas salió a la luz pública la decisión del gobierno de cerrar programas sociales relacionados al Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género. El Programa 4 a 7, Mujer Trabaja Tranquila fue uno de los más perjudicados. Todo esto, en un contexto de Pandemia; dejando a más de 10.000 mujeres que eran beneficiadas por este programa, ahora, sin apoyo del Estado y sin poder continuar su inserción laboral en diferentes espacios.

Pareciera ser, que programas como estos se vuelven prescindibles en un contexto donde hay que hacer frente a una crisis económica.

Vía Twitter

Tiempo atrás, también fuimos testigos de la más completa impunidad en la que actuaron Fuerzas Especiales de Carabineros contra mujeres en la Revuelta Popular del 18 de Octubre. Tratos vejatorios, desnudos indebidos y conductas fuera del protocolo hacia compañeras quedaron a la vista de todos los chilenos, por registros captados por cámaras y compartidos cientos de veces en redes sociales. No obstante, la ex Ministra, de aquel entonces, Isabel Plá, dijo no estar al tanto de dichos vejámenes e incluso, respaldó a funcionarias de FF.EE.

Cabe preguntarnos entonces: ¿Es el Sernameg una institución que nos representa?

Como historia, el “Sernam” fue creado el año 1991, con la vuelta a la Democracia luego de la Dictadura de Pinochet. Su objetivo fue velar por los Derechos y protección de las mujeres, así como también implementar políticas, planes y programas orientados a la igualdad de derechos, procurando la participación de mujeres en la vida laboral, social, económica y cultural del país. Sin embargo, lejos de ser una Institución vinculante con la sociedad y que articulara grandes políticas públicas, el Sernam en sus inicios sólo se volcó a lo tecnócrata, es decir, realizando reformas administrativas y estudios acerca de la mujer, siendo catalogado por académicas de la época como “insuficiente” y altamente perseguido en sus decisiones por partidos conservadores de la época y una residual militarización en la década del 90, que aún existe tras la Dictadura.

Los avances del Sernam en los 90’s estuvieron ligados a la modificación de conceptos en el Código Civil, de modo que se logró en 1994, que el Código dijera: “Todas las personas nacen libres e iguales ante la Ley” en vez de “Todos los hombres nacen libres e iguales ante la Ley”. Estos hechos eran significados por la política de aquella época como un gran avance y celebrado por la Cámara y organizaciones gubernamentales.

Fue sólo después del 2000, cuando se tramitó la ley de Divorcio y la ley de Violencia Intrafamiliar, cristalizándose esta última recién en el año 2005. Es decir, desde el 2005 que las mujeres están en condiciones de denunciar agresiones que ocurran en el seno familiar y/o de parte de sus cónyuges. Además, recién el 2019 se agregó la violencia en el pololeo como forma de violencia doméstica también, no siendo necesario estar casada para poder denunciar actos de violencia que puedan ser legalmente penalizados en Chile. 

Y el 2017, por fin, tuvimos acceso a la Ley de Aborto, limitado a TRES causales: Riesgo de vida de la madre, Inviabilidad fetal y violación; las cuales aún generan un inmenso debate.

¿Es el Sernameg un organismo creado para y por las mujeres? ¿Enfrenta a tiempo las problemáticas que nos afectan? ¿Cuál es su nivel de impacto en la vida y los Derechos de las mujeres?

Vía Pinterest

De lo único que estamos seguras, es que han postergado de forma tácita los proyectos de ley que se han venido clamando por cientos de mujeres en las calles. Así también, ha permitido que el conservadurismo retrase nuestras demandas legítimas y amparadas por organismos internacionales.

En una sociedad que avanza en la integración de identidades trans, niñas, adolescentes y adultas:

¿Alcanza el Sernameg un grado de representatividad?