Fuera Macarena

No tenemos ministra, es una frase que hoy da vueltas en la cabeza de todes quienes integramos el equipo de esta revista, hoy más que nunca desde la designación de Macarena Santelices en el cargo. 

Fuente: Red Chilena Contra la Violencia hacia las Mujeres

Al asumir, ella dijo “júzguenme por lo que haré de ahora en adelante” y hoy, no tenemos dudas de que podemos juzgarla con todo el peso de los hechos. 

La campaña contra la violencia hacia la mujer impulsada desde el ministerio demuestra que no somos importantes para este gobierno indolente que no sabe reconocer nuestro dolor ni la violencia que sufrimos día a día. No hay sintonía, no hay empatía, no hay compasión. 

Les da lo mismo que ya sean 18 femicidios en lo que va del año; les da lo mismo que las llamadas denunciando violencia al 1455 aumentaron en un 200% durante la cuarentena. No lo ven, no lo entienden y no hay voluntad. 

Está más claro que el agua: para este gobierno, seguimos siendo ciudadanas de segunda clase, y el video que subieron y luego de 24 horas debieron bajar ante la presión ciudadana, es una prueba más de esto. 

Preguntamos: 

¿Quién fue el equipo encargado de crear tal campaña publicitaria, donde utilizan la ternura de la vejez para romantizar al agresor?

En el diálogo, el abuelo explica la violencia que recibe su nieta como un castigo hacia su propio comportamiento por haber sido él agresor también, naturalizando conductas machistas y patriarcales, desviando el foco de la lucha; son esas conductas las que queremos erradicar y este ministerio intenta borrar nuestros esfuerzos, en un acto carente de toda lógica. 

La ministra y su equipo aprobaron esa campaña, pasó todas las revisiones, se invirtió dinero de todas y todos, para llegar a este resultado burdo, que desinforma y confunde, invisibiliza a las víctimas y lo que es peor, relativiza su responsabilidad.  

¡Que impotencia! ¡que insulto! ver a ese abuelo agresor contando su testimonio… un agresor no deja de serlo porque envejece, eso lo sabemos todas. Parece increíble el poco sentido común de quienes están a cargo de implementar políticas públicas relacionadas con temas de género y diversidad 

Macarena, ¿cómo crees que se sintieron todas esas víctimas, que por estar en cuarentena aún conviven con sus agresores?

Adherimos a todes quienes alzaron la voz y consiguieron bajar la campaña; no aceptamos las disculpas ofrecidas por la ministra porque no reconocen el error (sugiere que somos nosotras quienes no entendimos el mensaje) y sólo revelan su absoluta falta de competencias para dirigir un cargo de estas características. 

¡Incluso culpa a la directora el Sernam por la campaña y se lava las manos! Impresentable.

#FueraMacarena