LasTesis y el delito de atentar contra la autoridad

Hace una semana LasTesis volvieron a ser noticia. Fueron denunciadas por Carabineros por el delito de atentado contra la autoridad y amenazas contra Carabineros. A 7 meses de la performance que se hizo viral y las puso, literalmente, en el mapa. Es buen momento para reflexionar sobre los efectos su intervención. 

Fuente: Meganoticias

En primer lugar, es cierto que hubo buen timming. La performance participativa fue realizada y filmada en lo más alto del Estallido Social de octubre, el día de la marcha grande. Cuando todxs estábamos exaltados y convencidxs de que estábamos cambiando el mundo, o por lo menos a Chile. Cuando nos estábamos dando cuenta de que no estábamos solos los que veíamos y sufríamos las injusticias económicas, políticas y sociales, aunque tal vez todavía no nos organizábamos. Ese día, además, muchas nos dimos cuenta de que tampoco estábamos solas. Y ya no estaríamos solas nunca más. 

LasTesis, Fuente: Interferencia
Para leer la entrevista haz click en la foto <3

No solo porque las mujeres levantaron sus voces para asegurar “que la culpa no era mía” hasta en Kenia y el Parlamento Turco, sino porque se empezó a hablar del tema en las casas donde siempre nos dijeron que intentáramos no llamar la atención. Que no nos emborracháramos en las fiestas. Que no usáramos minifalda para andar por la calle. Que le pidiéramos consejos sexuales a prostitutas para tener al marido feliz. 

En lo personal, una de las cuestiones que más me llamó la atención del fenómeno fue la cantidad de mujeres que se animaron por primera vez a decir en voz alta que fueron violadas tras la viralización de la performance. Y que pudieron entender que no era su culpa. Que hay un sistema que nos hace sentirnos responsables para que nos quedemos calladas. Como esa amiga a quien violaron poco antes de su matrimonio, y durante 30 años vivió con la culpa de saber que su hijx mayor no era del marido, pero nunca había podido decirlo en voz alta. Cuando lo hizo, el esposo se fue y la dejó con los 5 niños en común, pero hubo una tribu de crianza que la apoyó, y ya no estuvo sola. O como las mujeres jóvenes que por primera vez pudieron ver que no sedujeron al tío cuando eran pequeñas. Y lo publicaron en redes sociales. Y se liberaron. El violador siempre es el otro. También ese tipo que se masturbó frente a mí cuando yo era niña y me quedé paralizada, y nunca le conté a nadie porque estaba convencida de que fue mi culpa, por acercarme al auto cuando me pidió direcciones en la calle. 

Un violador en tu camino, 4 de diciembre de 2019, Estadio Nacional

Además, gracias a Lastesis muchos padres y madres comenzaron a creerles a sus hijas, aunque eso implicara quebrar con relaciones de toda índole. Y aunque no siempre pase, al menos ahora vimos en la tele, en Facebook y en Youtube que no estamos solas, que no somos las únicas, y que el problema está afuera. En el Estado y sus mecanismos diseñados por y para varones. En Carabineros, que muchas veces abusa de las posiciones de poder y del derecho a ejercer la violencia que todxs les hemos entregado en pos de algún supuesto bien común. En los Jueces, que no son rigurosos en hacer cumplir las órdenes de alejamiento, o no apuran los procesos para proteger a las víctimas de la violencia machista. Incluso en aquellos encargados de tomar denuncias que nos ridiculizan, o nos dicen que no es para tanto. Que no seamos cuáticas. 

Por eso, gracias Dafne, Paula, Sibila y Lea. Por crear el colectivo Lastesis y por crear una performance tan genial, por liberarnos de la culpa, y por invitarnos a cuestionar la autoridad.

Esta vez son ustedes las que no están solas.