¡Saquen sus rosarios! ¡Viva los ovarios!

Esta semana me vi en la obligación de quedarme en casa, el Covid-19 nos modificó la vida, nuestros planes y proyectos que teníamos en mente para hacer a corto plazo.

Para mí esta cuarentena ha significado tener tiempo para leer libros que había olvidado, desempolvar aquellos que no terminé y por qué no aventurarse con otros que te prestaron pero nunca tomaste.
Estaba en eso cuando me puse a leer el “Manual Introductorio a la Ginecología Natural” de Pabla Pérez San Martín y me gustó ene. En un capítulo, la autora hace un repaso de cada uno de los órganos que componen nuestros genitales, desde los ovarios, el útero, las trompas de Falopio, etc. Cual clase de biología que tuvimos en la enseñanza media, pero con más profundidad y sin sesgos morales ni religiosos.

De la misma forma, habla críticamente de cómo estos temas resultaban tabús en la infancia y adolescencia, resultando difícil para nosotras las mujeres, ser formadas ampliamente en torno a nuestros genitales y sexualidad.

Pareciera ser, que para gran mayoría de nosotras, la sexualidad fue un tema tabú en nuestras edades tempranas. Recuerdo, yo al menos, que en mi pubertad nadie mencionaba como correspondía la vagina, siempre habían diminutivos, formas de ponerle un sobrenombre e incluso parecía chistoso mencionarla en ocasiones.

Ya a mis 13 años me encontraba con vaginas y penes dibujadas en la puerta del baño de mujeres del colegio, ¡parecía realmente ser un tema para la risa! era demasiado extraño escuchar hablar a alguien de vaginas y penes. Es triste, pero lo que realmente escondemos es una completa falta de educación sexual acerca de nuestros genitales.

Al parecer, gran parte de nosotras fue creciendo con clases de biología en donde sólo se habla de la vagina, vello púbico, una serie de enfermedades de transmisión sexual y el embarazo. Fin. Esas eran las orientaciones del gobierno de turno (y de los de ahora) para enseñar acerca de la genitalidad y sexualidad a las mujeres, es decir, básicamente, desde la prohibición, con objetivos muy reduccionistas: Cómo quedar embarazada o cómo NO quedar embarazada.


No fue hasta ya pasados mis 20 años cuando comencé a saber acerca de la existencia del clítoris, orgasmos, masturbación femenina, la vulva, abortos y complicaciones en la menstruación. Porque digámoslo así, antes, muy difícilmente alguien te lo enseña. Las mujeres nos educamos entre nosotras desde la pubertad, mientras que las políticas públicas y las personas adultas se esmeran en negarlo y ocultarlo.

Me acordé también de cómo entre mis compañeras en 7mo básico ocultaban estar con su menstruación. Era verdaderamente un problema hablar de ello. Algunas decían “estar enfermas” y no podían ir a clases de educación física. Estar enferma era lo mismo que estar en días de menstruación para muchas de mis compañeras, todo para no decir “estoy con la regla”.

La oleada feminista nos alienta a precisamente salir de esto. Necesitamos re-conocer nuestros espacios corporales. Volver a mencionarlos. Volver a pensarlos como espacios de libertad, exploración y no encarcelamiento.


No somos sólo genitales andantes. No somos solo un cuerpo a fecundar. Tenemos órganos de placer, de exclusiva sensibilidad ante el placer. Tenemos que volver a explorarnos fuera de tabús, miedos y exentas de estandarizaciones masculinas.


¿Quiénes más que nosotras mismas vamos a poder conocer nuestro cuerpo?
¿Has pensado en como mencionas a tus genitales? ¿Cómo lo haces o hacías cuando más pequeña?¿Cómo te enseñaron que se llamaban tus genitales? ¿Qué ocultabas de ellos? ¿Te avergonzaban? ¿Comentabas cuando andabas con la regla? ¿Quién te hablaba de esto?


Como Revista Cuática queremos incentivar el autoconocimiento, para que tengas una sexualidad libre, saludable y llena de placer <3 , por esto te invitamos a explorar y a la autoformación en tu genitalidad. A echar abajo todos esos conocimientos sesgados moralmente y escritos por hombres acerca de nuestros cuerpos e intimidad y sacar más provecho de mujeres que han escrito acerca de la sexualidad femenina. Mujeres escribiendo para mujeres. ¡Cosa más maravillosa y bien hecha!


Adelante, te invitamos a leer los siguientes links (más abajo) para dar una nueva vuelta a la construcción de nuestro cuerpo y genitales.


¡Mírese, tóquese, cuídese y ámese!


***No obstante, recuerda monitorearte cada año con especialistas para ir viendo que todo ande bien. La autoformación nos ayuda a entender nuestro cuerpo, pero lamentablemente no puede ayudarnos en
enfermedades graves, necesitamos de especialistas para ello.
** En esta columna se hace mención al Libro “Manual Introductorio a la Ginecología Natural” de Pabla Pérez
San Martin, el cual pueden encontrar en BuscaLibre o con los amigos de Librería Proyección (San Francisco
51, Santiago)

Haz click en cualquiera de los títulos:
Manual de Ginecología Natural para Mujeres- Nina Rissim

Manual de Ginecología Natural y Autónoma – Jaqueline de Almeida, Lais Souza, Luna Flores.

Manual Introductorio a la Ginecología con Plantas – Pabla Pérez San Martin