Violencia Obstétrica durante la Pandemia

Estamos frente a un contexto nacional terrible, no hay otra palabra para describirlo; cada día el Ministerio de Salud reporta al menos 5000 casos nuevos diarios, los cambios en la metodología y en la entrega de la información carecen de transparencia.

Fuente: CIPER Chile

¿El manejo de la pandemia? – ha sido ineficaz, este es el mantra que se repite en mi mente, sin dudas ni cuestionamientos. Existe una clara falta de planificación, pues no han sabido anticiparse al panorama que estamos enfrentando, han priorizado el cuidado de la economía  por sobre las vidas humanas. ¡Estamos en medio de una emergencia sanitaria global! ¿Alguien les podría avisar?. El gobierno se ha mostrado autosuficiente y soberbio frente a la emergencia sanitaria, pero ha ignorado sistemáticamente las necesidades de su gente y peor, la opinión de los expertos, todo esto a pesar de tener la experiencia de otros países – España e Italia – que ya vivieron la catástrofe del COVID-19. 

El abandono del gobierno con las mujeres es evidente, sobre todo en los Ministerios de la Mujer y Equidad de Género, cuyo cargo máximo pareciera jugar a la sillita musical, y la nula capacidad de gestión que han demostrado las Ministras para enfrentar el aumento de la violencia de género, feminización de la pobreza y salud de las mujeres durante la pandemia – y el Ministerio de Salud…  Este último implicado en la ausencia de protocolos de salud sexual, lo que se traduce en la vulneración de los derechos reproductivos de las mujeres. Tan así que el Colegio de matronas y matrones de Chile lleva más de tres meses exigiendo protocolos al Minsal sobre qué hacer con mujeres gestantes, puérperas (periodo de post parto) y diadas (madre y recién nacido/a), entre otras demandas. A esto se suma que el 14 de mayo falleció la primera puérpera con Covid-19, una madre de 35 años que hace tan solo un mes había tenido a su bebé. 

Fuente: La voz de los que sobran

En Revista Cuática creemos que es importante informar y crear consciencia sobre la importancia de que existan protocolos de salud sexual y reproductiva validados por el Minsal, también dar a conocer los testimonios de mujeres puérperas y sus hijes, quienes actualmente sufren las consecuencias por la falta de lineamientos centrales para que su atención sea adecuada durante la pandemia y visibilizar la escasa voluntad política de las autoridades para otorgar soluciones de manera oportuna.

Entendemos que estamos frente a una alerta sanitaria sin precedentes, en la cual hay un nuevo virus en estudio, contexto en el cual podemos comprender demoras y que no hayan protocolos inmediatos, pero ya cumplimos los 100 días de pandemia, el sistema de salud ya colapsó y es alarmante la despreocupación que existe por las mujeres gestantes, puérperas y sus bebés, ya que a pesar de no estar consideradas como población de riesgo, suelen ser más vulnerables dado los cambios fisiológicos y hormonales que sufren durante la gestación. 

La Presidenta del Colegio de Matronas y Matrones de Chile, Anita Román se refirió a esto en  el Desconcierto: No es posible que llevemos más de dos meses exigiendo tener protocolos para atención en salud sexual y salud reproductiva en medio de esta pandemia y aún no tengamos nada, y no nos han dado ninguna respuesta.

Existe un documento que pretende coordinar el manejo de estas pacientes, titulado “Protocolo de manejo de casos SARS-CoV-2 (COVID-19) en gestantes, puérperas y/o diadas” el cual está en revisión desde el 16 de marzo, también en la web del Ministerio de Salud para capacitaciones del personal ante la pandemia, encontramos una publicación con fecha 6 de abril titulada “Gestantes Parto y Puerperio COVID-19” en la cual un médico explica un documento “Orientaciones para el manejo de casos COVID-19 en gestantes, puérperas y/o diadas”; a pesar de las “buenas intenciones” estas acciones no son suficientes ante la catástrofe sanitaria que estamos viviendo, pues ninguna medida indicada en ellos es de carácter obligatorio. 

Por esta razón, es que  el Observatorio de Violencia Obstétrica (OVO) solicitó que la subsecretaria Paula Daza firmara el protocolo de una vez por todas, para que este tenga validez en toda la red de salud: 

Solicitamos a Minsal firmar protocolo para nacimientos en Chile. Solicitamos respuestas efectivas para garantizar derechos básicos de las mujeres y recién nacidos durante la gestación, parto y puerperio a raíz de la emergencia sanitaria Covid-19. Casos con y sin covid positivo.

El 12 de junio, el Subsecretario de redes asistenciales, Arturo Zúñiga, envió un ordinario titulado “Recomendaciones para la atención de puérperas, niños y niñas, respecto a los factores de riesgo de morbimortalidad materno-infantil en pandemia COVID-19″, en el cual, en resumen, plantean lo siguiente:

  • Priorizar acompañamiento durante trabajo de parto, parto, neonatologia y pediatria, con el correcto uso de EPP (elementos de protección personal)
  • Capacitar a usuarias en el correcto uso de EPP 
  • En usuarias COVID+ asintomáticas o con síntomas leves, se puede amamantar con uso de mascarillas y lavado de manos
  • En caso de pacientes con sintomatología moderada a severa, no se recomienda amamantamiento directo, pero si la lactancia diferida (Extracción), con el uso de EPP y lavado de manos correspondiente.
  • Contacto piel a piel inmediatamente tras el parto en madres covid+ no se recomienda, pero si la madre lo solicita, se puede realizar, consignando en la ficha clínica.

Estas recomendaciones son aceptables, el problema radica en su validez política, sin la validación del ministerio de Salud su cumplimiento no es de carácter obligatorio y queda a criterio de los prestadores de salud seguir las indicaciones. Anita Román fue categórica en decir que: “Salieron estos protocolos, se difundieron por todo Chile, pero cuando a los dos tres días nos dimos cuenta que estos protocolos no fueron validados políticamente, o sea no tienen la validación del ministro de Salud, entonces cuando un protocolo de atención pretende ser un lineamiento central no tiene la validación política de la autoridad sanitaria es lo mismo que nada.”

Recién el 25 de junio, el Ministerio de Salud – luego de todas las plegarias –  envió un protocolo validado a toda la red sanitaria “Orientaciones para el manejo de casos SARS COV-2 COVID-19 en gestantes, puérperas y/o diadas” el cual busca regular la atención primaria y hospitalaria de las usuarias. Sin embargo, es necesario que la implementación y cumplimiento de estos lineamientos sea eficiente, oportuna y obligatoria, pues la falta de rigurosidad en la emisión, entrega y validación de estos documentos tuvo consecuencias nefastas para muchas de las futuras y recientes mamás, quienes han sufrido violencia obstétrica. 

A través de varios testimonios publicados en redes sociales de madres recientes, nos hemos enterado que en algunos establecimientos están separando a las madres de los recién nacides, impidiendo directamente con esto, el contacto piel con piel, tan necesario en las primeras horas de vida y el inicio de la lactancia. 

Lactancia materna durante el Covid-19 por Valentina Bahamonde – @mamadademamar

Valentina Bahamonde ( @mamadademamar ), Matrona y Asesora de Lactancia en Antofagasta, quien tiene contacto con madres continuamente a través de redes sociales recopiló cada una de las situaciones que expondremos a continuación:

Rocío, quien fue atendida en la clínica Indisa nos cuenta: 

Yo tuve mi parto en la clínica indisa, me comunicaron que al ser covid+, me separarían de mi hija al nacer y que sería alimentada con fórmula. Nadie me consultó si yo quería realizar extracción de leche para darle o mantener mi producción. Sólo una matrona del turno de noche me preguntó si quería extraerme. A pesar de esto, me dijeron que no podría darle a mi hija.

Otro caso es el de Vania, quien fue atendida en Clínica Red Salud de Santiago:

Mi hija nació el día viernes 12 de junio y mi pareja dio positivo a covid el dia 13 de junio con pcr, dimos aviso a matronas y personal de cuidado, me tomaron pcr de inmediato y fui trasladada a otra sala en forma de aislamiento, a las siguientes horas se llevaron a mi bebé a neonatología sin poder amamantarla, solo podían y le daban relleno por alrededor de 20 horas. Cuando solicite si podía sacarme leche y enviarle, mencionaron que era una medida que requiere mucha preparación y la ignoraron. Luego de que ambas dieramos resultado negativo nos dieron el alta y yo debo amamantar y estar en todo momento con mascarilla cerca de ella y mantener la higiene adecuada. 

Claudia quien fue atendida en el Hospital Luis Tisné cuenta:

Me hice el pcr el 3 de junio en la mañana y mi bebé nació ese mismo día en la noche, supe el resultado el 4, el cual fue positivo, nos aislaron, pero me permitieron seguir amamantando, lo que puedo reclamar es que luego de saber que estaba positivo creo que no se nos tomó más en cuenta.

Paula, quien fue atendida en la Clínica Indisa dice:

yo me contagié de covid, evolucioné mal me tuvieron que hospitalizar en la UTI 7 días, al ingresar a la urgencia lo primero que consulté fue por la lactancia, pues tengo a una bebé de 3 meses con LME… en la urgencia, los médicos no le tomaron importancia a la lactancia, dijeron que eso pasaba a segundo plano y que probablemente se me cortaría la leche, yo comencé igual a extraerme todos los días con mucho esfuerzo porque me sentía fatal. Cuando me recuperé y me llevaron a sala básica, llegó mi médica tratante y fue la primera que se preocupó de la lactancia y el apego, averiguó con el infectólogo de la clínica y  me explicó que si podría amamantar, que no había problema tomando todas las precauciones.

María, quien tuvo a su bebé en la Clínica Dávila, relata que:

Yo tuve a mi bebé en la clínica dávila el 3 de junio, mientras estaba en trabajo de parto me tomaron el pcr, esto fue de madrugada, el resultado de mi test me lo dieron en la tarde y fue positivo, inmediatamente me separaron de mi bebé, solo pude amamantar dos veces. Cuando le dieron el alta no me dejaron que me la lleve, no me dijeron si podía amamantar, fue muy poco clara la información. Yo con miedo de contagiarla, opté porque mi hija se quedara con un familiar.

Cada una de estas historias son evidencia de que no hay una coordinación central en cuanto al manejo de las puérperas y sus bebés. Por esta razón llama a firmar esta petición http://www.change.org/LactanciaSegura cuyo propósito es que los centros de salud aseguren la lactancia durante la pandemia, para todas las mamás que así lo requieran.

Recuerda que puedes (y tienes derecho a) hacer el reclamo por el incumplimiento de cualquiera de las indicaciones que existen en el protocolo vigente; si te atendiste en un establecimiento público puedes dirigirte a la OIRS (Oficina de información, reclamos y sugerencias) del centro de salud correspondiente para hacerlo presencial o vía online en  http://oirs.minsal.cl o en la web del Ministerio de Salud  www.minsal.cl ó llamar al fono Salud Responde 600 360 7777. 

Si quieres información sobre cómo hacer un reclamo en la OIRS haz click aquí

Independiente de si te atendiste en un establecimiento de salud público o privado, puedes hacer el reclamo en la Superintendencia de salud. Para más información haz click aquí

Vía Pinterest

Es un derecho básico de las mujeres, sus recién nacidos y familias tener un protocolo para todas por igual, hay uno que a cuatro meses de pandemia aún no se firma y hace que cada lugar opere independientemente, sin un lineamiento central, lo que a nuestro juicio ocasiona que las cifras de violencia obstétrica hayan aumentado considerablemente en estos tiempo, ya que hemos recibido más denuncias y como siempre son las mujeres más vulnerables las que más sufren.

Observatorio de Violencia Obstétrica, 2020

Sigue leyendo sobre Puerperio y Lactancia con COVID-19